EL RUMOR DE LOS INSOMNES

 

Ha llovido mucho

desde la primera vez

que te vi caminar,

una mañana furiosa

por aquel callejón que termina

en la puerta trasera del bar.

Tus huellas quedaron marcadas

y tus pasos aún resuenan

y ni siquiera toda esa agua caída

que lava tantas penas

y refleja la luna en el suelo

las ha podido borrar.

La barra de aquel bar aún hoy sigue regalando

el aroma impregnado en la noche

y amplifica con cada trago  el rumor de los insomnes

que susurran a varias voces

que la locura y la alienación son el sombrero

de los que nos perdemos en madrugadas veloces.

Y nos repetimos que existe otra manera de vivir

y otra manera de caminar a través de la noche,

otra manera de respirar, y otra manera de ver,

pero una sola manera de evitar el tedio

y una sola manera de retirarse a tiempo,

a puro Rocanrol y poesía, sin nada en el medio.

Porque no es valiente quien no se deja convencer

sino aquel que está intentando convencerse a sí mismo

que cambiar no es una opción

cuando el cambio te hace igual a la mayoría

y que la revolución no es más que ilusión

y pérdida de tiempo, y una mentira,

si no es estética, si no es artística,

si no es lo que te lleva

a transitar por la periferia

durante toda la vida,

a ser uno de los pocos que no creen

en todas las bonitas mentiras.

 

 

 

Código de registro: 1907201491110

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s