CANALLA       

 

Cuando la bruma de las calles empaña tus ojos

en las frías y azules noches de invierno

cada barra de bar es como un gran escorpión rojo

que ralentiza el ruido y el vértigo, anestesiándote a su antojo,

envenenándote y limpiando tu rostro de todo el ruido externo.

Y la nube roja de furia que te nubla los sentidos

aquella que te caracteriza y te hace encantador

se transforma en la gris niebla que esconde tus latidos

ahogándolos en las calles heladas en las que estás perdido

amalgamado y siendo parte de un paisaje desolador.

La mayoría se mueven en grupo hacia su destino

esperando la hora de sentarse frente al televisor

comprando en cuotas y saludando a los vecinos

transformando a sus hijos en unos cretinos

en ovejas que siguen al rebaño con su bramido ensordecedor.

La lucha es contra uno mismo

y cada nuevo día es otra batalla

por tratar de permanecer fiel a sí mismo

por no comprar el discurso aceptado y elegir el ostracismo

en vez de transformarse poco a poco en un canalla.

 

 

 

Código de registro    2005164029650

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s